Skip to content

16 octubre, 2012

Andrade concreta acercamientos con el PS francés y neutraliza nexos de ME-O

5CEE61F144A67B1CB8B37819A5B8B9

La tarde del jueves 4 de octubre, el presidente del PS, Osvaldo Andrade, quedaba libre de sus actividades oficiales en el encuentro de parlamentarios de países de la Ocde, en París, Francia.

Sin perder tiempo y aprovechando al máximo su visita a Europa, de inmediato dirigió sus pasos hasta el número 10 de la calle Solférino, a un costado del río Sena, donde se ubica la sede del Partido Socialista de Francia. En ese lugar, el timonel PS inició una ronda de reuniones con dirigentes de alto nivel del ahora partido oficialista.

Con ello consiguió materializar un viejo anhelo del socialismo chileno, que se vio acrecentado tras la llegada al poder del socialista François Hollande en junio pasado: reforzar la histórica relación que ambos partidos mantuvieron en los 80 y primeros años de la década de los 90.

Es que las divisiones concertacionistas y los líos del PS, antes y después de la derrota electoral de 2009, debilitaron los vínculos generados durante las administraciones del socialista François Mitterrand. Mientras el PS francés masticaba su propia derrota, el 2007, a manos de Nicolás Sarkozy, quien precisamente fue visto como un referente de la centroderecha chilena.

La ofensiva socialista busca, además, recuperar el terreno cedido en el ámbito internacional, a propósito de los estrechos y profundos vínculos que el ex senador PS Carlos Ominami y su hijo, el candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami, mantienen con prominentes figuras del gabinete de Hollande.

Lazos que le han valido apoyo estratégico tanto para el think tank Chile 21, como para el partido en formación de ME-O, el PRO.

Pero Andrade viajó con otra preocupación especial: asegurar el respaldo de sus pares franceses ante una eventual candidatura de Michelle Bachelet en las presidenciales de 2013, neutralizando con ello las gestiones que pudiera desplegar el propio Enríquez-Ominami.

En dicho escenario, el jefe del PS sostuvo conversaciones con el secretario internacional del Partido Socialista francés, Jean-Cristhophe Cambadélis, así como con el encargado de los Asuntos para América Latina, Jean-Jacques Kourdliansky.

En cada uno de sus encuentros los dirigentes franceses aseguraron el respaldo a la opción de la ex mandataria, pese a que reconocieron tener vínculos con la familia Ominami.

“Reconocen tener amistades con chilenos y uno tiene que ser respetuoso de aquello. Pero desde el punto de vista de su convicción política, fueron todos enfáticos en señalar que su referencia política, orgánica e institucional en Chile es el PS y que en las próximas elecciones presidenciales, su propuesta de referencia es Michelle Bachelet”, dijo Andrade.

Las conversaciones del timonel socialista incluyeron además a Roberto Romero, vicepresidente del gobierno regional de París, y el diputado nacional y ex presidente de las Juventudes Socialistas de Francia, Razzy Hammadi.

Aunque dentro de los planes estaba una eventual cita con el jefe del gobierno galo, la apretada agenda del mandatario y los complicados primeros meses de mandato impidieron dicho cometido.

Las gestiones apuntan a conseguir una resolución formal de la colectividad gala en favor de Bachelet, lo que será promovido por los dirigentes franceses con miras al congreso del partido, que se realizará desde el 26 al 28 de octubre próximos, en la ciudad de Toulouse.

De hecho, Andrade fue invitado especialmente, pero se excusó pues coincide con las elecciones municipales. En su reemplazo viajará el encargado internacional del partido, el ex senador Ricardo Núñez.

 

Leer más de Sin categoría

Leave a comment