Skip to content

19 abril, 2016

El estilo “parador de carro” de Andrade genera primeras críticas

andra_816x544

Sus pares de la Nueva Mayoría lo acusan de una actitud poco conciliadora, pero en la oposición valoran su disposición a tomar medidas impopulares.

 

Este lunes lo sentaron al lado de Jorge Burgos en la promulgación de la nueva ley de financiamiento de la política, pero prácticamente no le dirigió la palabra. Y es que desde que asumió la presidencia de la Cámara, hace tres semanas, Osvaldo Andrade ha reclamado un “nuevo trato” entre el Gobierno y el Congreso y sintió que el ministro del Interior se había apartado de ese marco al anunciar urgencia a la Ley Antiterrorista. “Los acuerdos son para cumplirlos”, afirmó; molesto esa vez.

 

El diputado PS llegó a la testera decidido a imponer un nuevo estilo, exigiendo respeto a la dignidad de un poder del Estado pero también dando señales de austeridad y más apertura. Por eso interpela a los ministros en el hemiciclo para que presten atención a los diputados, pero también a éstos los frena en seco cuando estima inconducentes sus intervenciones.

 

Antes de asumir, de hecho, Andrade había advertido —en un encontrón con su antecesor Marco Antonio Núñez (PPD)— que “las cosas van a cambiar”.

 

Partió suprimiendo la escolta policial que le corresponde al presidente y estableciendo una política literal de “puertas abiertas”, ya que cualquiera que circule por el cuarto piso de la Cámara puede divisar desde el pasillo a Andrade trabajando en su escritorio.

 

A su despacho sólo se llevó un retrato de Allende y una vieja foto en blanco y negro de sus tiempos de seleccionado de básquetbol. No usa el comedor de la presidencia sino que continúa almorzando en la bancada de los diputados PS y los días que está en el ex Congreso en Santiago sale a comer al Vesubio, la popular fuente de soda en calle Bandera.

 

Además de la austeridad, también quiere demostrar que en el Parlamento se trabaja harto. La semana pasada declinó una invitación del ministro de Defensa para ir a la Antártida y desde que asumió llega temprano a su despacho y permanece ahí hasta avanzadas horas.

 

“Es una persona con carácter fuerte que hace uso de todas sus facultades, pero debería cuidar el lenguaje; no puede seguir siendo tan locuaz como antes porque eso genera conflictos innecesarios”, dice el jefe de bancada DC Fuad Chahín.

 

Andrade ha dado muestras de ello. Advirtió que haría cumplir rigurosamente el reglamento cuando Gabriel Boric llamó a “entrar a la mala” a las tribunas a personas que querían presenciar la sesión sobre la reforma laboral. Cuando esta concluyó y se lanzaron monedas sobre los diputados, dispuso presentar una denuncia a la fiscalía. En otra oportunidad, Giorgio Jackson cuestionó la baja asistencia en la sala acusando que “muchos diputados se fueron de vacaciones tempranas a sus hogares”, ante lo cual Andrade le contestó que “hay varios trabajando en comisiones y no están en vacaciones”.

 

Otros intercambios han sido más ásperos. La semana pasada se pidió unanimidad para autorizar a la Comisión de Cultura a sesionar en paralelo a la sala, la que no se otorgó. Los diputados Víctor Torres (DC) y Ramón Farías (PPD) querían dar razones para revertir la situación pero Andrade les replicó señalando que “yo no doy el acuerdo, ¿le queda claro?”. En opinión de Farías, jefe de bancada del PPD, “él tiene un estilo seco, poco conciliador, en lugar de ser un presidente abierto a escuchar y buscar consensos”.

 

Sin embargo, su gestión es valorada en la oposición, sobre todo después de que declaró inadmisible una moción de diputados PC y PS que busca declarar nula la Ley de Royalty Minero, no obstante lo cual por mayoría de votos en la sala el proyecto debió ser sometido a tramitación.

 

“Creemos que (Andrade) ha hecho un esfuerzo importante por darle seriedad a la labor parlamentaria, incluso estando dispuesto a tomar decisiones impopulares, aunque legales y justas. Más allá de su estilo irónico ha mostrado valentía en ese sentido, lo que se agradece”, expresa el UDI Juan Antonio Coloma.

 

 

 

Leer más de Sin categoría

Leave a comment