Skip to content

16 mayo, 2016

Osvaldo Andrade: “Claramente hubo desaciertos en tramitación de proyecto laboral y el resultado está a la vista”

Aton_45791-450x300

El diputado sostuvo que no es “tolerable” que al interior del gobierno haya diferencias frente a esta iniciativa, en referencia a los desencuentros entre los ministros Rodrigo Valdés y Ximena Rincón.

El presidente de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade, se refirió a las diferencias entre los ministros de Hacienda y el Trabajo, Rodrigo Valdés y Ximena Rincón, en torno a la Reforma Laboral.

Situación que se tensionó -aún más- luego que la ministra Rincón anunciara que el Ejecutivo recurriría a un veto presidencial para enfrentar el veredicto del TC, lo que después no fue ratificado por el jefe de las arcas fiscales. Más aún, dijo que la administración de la Presidenta Michelle Bachelet todavía no tomaba una definición.

“A mí me dan lata las diferencias al interior de la representación gubernamental. Me da lata, lo digo con franqueza, porque no es una situación nueva, desgraciadamente ha sido un factor permanente en la tramitación de este proyecto de ley y claramente no ha colaborado para su buena tramitación”, sostuvo el parlamentario en entrevista con El Mercurio.

Consultado por si estas diferencias han generado división en la Nueva Mayoría, Andrade contestó: “Uno puede entender las diferencias en el Parlamento, porque allá representamos bancadas, partidos distintos, pero no es tolerable que al interior del gobierno haya diferencias frente a este proyecto. Aquí hubo desaciertos y el resultado está a la vista. El gobierno tiene que tener una opinión unívoca. Porque cuando hay diferencias al interior del Ejecutivo, lo que esto hace es promover aún más las divisiones en la Nueva Mayoría. Ha sido muy desafortunado”.

“Con el mayor respeto, estas diferencias no se vieron en la primera fase de la tramitación. En la Cámara de Diputados, cuando los ministros eran Alberto Arenas (Hacienda) y Javiera Blanco (Trabajo), las diferencias se soslayaban y el gobierno llegó siempre al Parlamento con una sola opinión. Y eso permitió que la Nueva Mayoría votara completamente alineada. Y en el Senado fue tan desastroso”, agregó.

En esa línea, precisó que “lo que me provocó una cierta incomodidad es que se dio a entender que el veto era la fórmula y después el propio gobierno salió a decir que estaba abierto a varias fórmulas (…) esperaría convicción unívoca del gobierno. Se hace muy difícil sostener unidad de propósitos en el Parlamento cuando uno percibe que detrás de un proyecto no hay la misma convicción de los actores gubernamentales”.

Sobre la eventual presentación de un veto y una ley corta para hacer frente al veredicto del TC, Andrade concluyó: “Creo que es razonable que se espere a conocer el fallo para proponernos un nuevo proyecto de ley. Entiendo el veto supresivo como complementario a este proyecto. Para ser franco, de no haber habido un veto, la ministra Rincón quedaba en una situación de mucha precariedad después de sus anuncios. Ahora, quiero pedirle al gobierno coherencia. Le pido que haga un veto supresivo también en la ley de los trabajadores del turismo. Porque ahí aprobamos titularidad sindical y pactos de adaptabilidad, y los quórums van a ser los mismos. Hay que ser consistentes en estas cosas”.

 

Leer más de Sin categoría

Leave a comment