Skip to content

29 octubre, 2016

Columna de Opinión: Bachelet no está sola

foto_0000000120160611101241

Cuando se es parte de una derrota tan contundente como la que vivimos el domingo recién pasado en las elecciones municipales,se requiere mucha unidad entre los actores que fuimos objeto de la derrota, esto es el gobierno y su coalición, y por eso me sorprende y encuentro desafortunada esta situación que estamos viviendo. Estoy seguro que va primar la sensatez, para lograr revertir este momento complejo que no debiera volver a ocurrir.

Precisamente ahora es cuando más requerimos de convocar a una reflexión colectiva y propositiva, es por esto que  las reflexiones individuales, [todas ellas muy legítimas], llevan a conflictos que a veces son más exagerados de lo real. Está derrota es de todos, algunos con más, algunos con menos responsabilidad, pero es de todos, lo que  implica por sobre todas las cosas que debemos ser capaces de asumir con la mayor responsabilidad política el momento estamos viviendo como sistema político.

La Nueva Mayoría en su conjunto debe asumir responsable y prudentemente la defensa irrestricta del proyecto político por el cual la mayoría de los chilenos y chilenas votaron hace tan solo tres años atrás, y que les daba la esperanza de ser parte de la construcción de una nueva visión de país, más participativo, inclusivo e igualitario.

Ese Chile que todos soñamos sigue siendo posible. Nadie dijo que íbamos a estar exentos de dificultades, pero es precisamente en estos momentos los más complejos donde se debe ver, sentir y palpar la entereza de los principios fundacionales de nuestras colectividades, esa que nos permitió dar gobernancia con paz  social a un país al fin del mundo.

Estoy seguro que el ciudadano común y corriente, ese que decidió de manera voluntaria  no ir a votar en los comicios de este fin de semana, esperaría ver otro ambiente, donde nos hiciéramos cargo de las críticas y fuéramos capaces de proponer soluciones concretas frente a las dificultades que enfrentamos. Para eso es necesario practicar  la unidad, el respeto, afecto, el diálogo sincero y fraterno.

Solo este actuar responsable hará que volvamos a reencantar a esa inmensa mayoría de chilenos que confió en esta coalición para forjar un Chile mejor. Ahora más que nunca necesitamos diálogo y prudencia en nuestro actuar político, especialmente en nuestro trato hacia la Presidenta de la República. No se equivoquen. ¡Bachelet no está sola!

 

Leer más de Sin categoría

Leave a comment